Es muy común que las mamás, tanto embarazadas como las que ya han dado a luz,nos pregunten qué deben usar si cinturón pélvico o faja tubular, ya que, en su entorno reciben opiniones contradictorias sobre este tema y al final no saben que es lo mejor. A lo largo de este artículo vamos aclarar ciertos conceptos y poder así ayudar.

1) EL USO DEL CINTURON PÉLVICO DURANTE EL EMBARAZO

Hay dos factores principales que causan dolor a nivel pélvico durante la gestación, por un lado, el factor mecánico que ocasiona un desplazamiento del centro de gravedad, lo que provoca que la musculatura de la zona lumbar tenga que trabajar con más intensidad, además el crecimiento del abdomen también hace que la mamá intente compensar inclinándose hacia atrás.Todo esto puede instar que el equilibrio se altere y tenga que compensar con mayor base de sustentación y pasos más cortos.Por otro lado está el factor hormonal que mediante la unión de estrógenos progesterona y relaxina provocan laxitud en cartílagos y ligamentos de la cintura pélvica.

Así pues la musculatura y ligamentos de la pelvis comienzan a fatigarse desencadenando dolor a nivel lumbar o en el pubis, interfiriendo en la vida cotidiana. La solución no es el sedentarismo o el reposo, esto lo único que impulsaría es aun aumento de la debilidad muscular. En fisioterapia se pretende principalmente prevenir este problema, con ejercicios de movilización pélvica, fortalecimiento muscular, estiramientos y con una buena higiene postural. Pero si esto no es suficiente pasaríamos al uso del CINTURÓN PÉLVICO el cual nos dará estabilidad a la pelvis disminuyendo o eliminando el dolor.

Dependiendo de la patología que nos encontremos se pondrá de una manera u otra. Este tiene forma de cinturón estrecho y elástico, reforzado en los lados para aumentar la tensión dependiendo de si un lado molesta más que otro. Pero solo con la tensión de cierre sería suficiente. No molestará para caminar ni respirar, no aprieta el vientre solo sujetara la pelvis dando la sensación de enderezarse y de sostén, aliviando el dolor. Se coloca por encima de la ropa para así poder quitar y poner cuando sea necesario. El cinturón nos deja libre el vientre pudiendo hacer ejercicios del músculo transverso del abdomen o cualquier actividad física, puesto que lo podrá llevar colocado todo el tiempo que esté haciendo la actividad que le cause dolor, como caminar, estar de pie en el trabajo etc.

Hay que hacer hincapié que el uso del cinturón no tiene que ser una medida aislada debe ir acompañado de actividad.

¿Y por qué no usar una faja tubular?

Pues tan sencillo como que las fajas suspenden el vientre de los riñones, sujetando demasiado el abdomen impidiendo el trabajo de este, causando más debilidad muscular. No fijan la pelvis y como hemos contado en los cambios fisiológicos, es necesaria esta acción por los factores mecánicos y hormonales.

2) USO DEL CINTURÓN PÉLVICO EN EL POSTPARTO

Si has tenido que usar el cinturón pélvico en el embarazo, ya lo tienes para el postparto, puesto que es el mismo y solo variará la forma de ponerlo. Siendo especialmente indicado para estos casos, porque si has sufrido dolor en el embarazo puede que en el postparto te ocurra lo mismo.

Tras dar a luz la pelvis se separará dejando el paso del feto por el canal del parto, los huesos de la pelvis se quedarán ligeramente abiertos por la sínfisis del pubis y por la articulación sacro-ilíaca.

Aprovechando la impregnación hormonal ayudaremos con el cierre de esta usando el CINTURÓN PÉLVICO. Esto nos permitirá dar estabilidad a la pelvis y crear un efecto de coaptación favoreciendo la regeneración fisiológica de los ligamentos y la cápsula articular, quitando dolor si existiera.

Se pondrá,si fuera posible, las primeras 48 horas el máximo tiempo, tanto de pie como tumbada. Para esto debe de ayudar otra persona porque la mama no tendrá fuerzas suficientes para apretarlo. Pasado este tiempo el cinturón se pondrá solamente cuando la mamá vaya a realizar un esfuerzo como salir a caminar, coger peso, hacer cosas en la casa etc. La duración será de unos 20 días aproximadamente, en el caso de que hubiera molestias, se hubiera ganado mucho peso en el embarazo, se hubiese tenido un vientre muy distendido, o si se sintiera pesadez en posición vertical, se podría prolongar la colocación de este en el tiempo.

Esto se hace también, porque tras dar a luz la musculatura abdominal estará distendida y sin fuerza, por eso darle un soporte externo a la pelvis ayudará a mantener una buena postura y evitar estirar más la musculatura abdominal.

El cinturón no le impedirá poder hacer un trabajo de la musculatura del transverso para así poder ayudar a restablecer la función del abdomen.

Tras una cesárea también estaría indicado usar el cinturón, en primer lugar si ha sido una cesárea de urgencia la pelvis ha pasado por todos los cambios para dejar que el bebé pase el canal del parto y en segundo lugar el cinturón ayudara quitando tensión a los puntos, sea cesárea de urgencia o programada. Esto solo es una recomendación, si la mamá se siente incómoda o le molesta no estaría indicada su colocación.

¿Y por qué no usar una faja tubular?

En primer lugar porque no da estabilidad a la pelvis y en segundo lugar porque lo que haría sería debilitar aún más nuestra faja anatómica natural, creando una falsa estabilidad del tronco y con ello solo contribuiríamos a retrasar la recuperación.

En el caso de que hubiera una diástasis abdominal muy grande sí se podría indicar el uso de la faja tubular, pero solo la primera semana tras el parto, con el objetivo de intentar que las fibras regresen a sus dimensiones normales. Si esto se deja más de una semana cometeríamos el error de que la faja trabajara por nosotros retrasando mucho la recuperación.

Si tiene dudas sobre el uso del cinturón, no dudes en contactarnos, te ayudaremos encantadas.

Únete 6 Comentarios

  • Clara dice:

    Hola, gracias por la información, precisamente buscaba algo así. Estoy embarazada de mellizos, se recomienda para estos casos la faja tubular y el cinturón pélvico?
    Muchas gracias de antemano.

    • Suelo Pélvico Granada dice:

      Hola Clara ! El cinturón pélvico está recomendado durante el embarazado si existe dolor lumbar o abdomninal bajo que justifique su uso, siempre que un Fisio te enseñe cómo colocarlo correctamente y cuando . En el postparto a nivel de pelvis para cerrar y dar estabilidad . La faja tubular no está recomendada , provoca una hiperpresion que es perjudicial para tu suelo pélvico. En casos de diastasis abdominal importante un Fisio especializado té recomendará el uso de una faja de forma puntual solo y siempre unido a un trabajo de recuperación y fortalecimiento. Si no eres de Granada podemos recomendarte un Fisio especializado cerca de tu ciudad . Un Salud.

  • María Ángela Botero dice:

    Hola. Acabo de tener una cesárea después de un largo trabajo de parto infructuoso que terminó en cesárea. Mi médico me recomendó una faja de 3 bandas durante el día apretando la zona de la herida y que me la saqué por la noche. Pero la verdad que en el día me siento súper incómoda con toda la presión sobre la herida (aunque la verdad no me duele) y a la noche me siento adolorida y con mucho miedo de causar algún daño real a mi cuerpo.
    Mis preguntas son:
    1. Es necesario que apriete la herida?
    2. A la noche me la debo poner para ir al baño y atender mi bebé?
    3. Tengo el cinturón pélvico que compre para embarazo, lo puedo usar en la noche para compensar?
    Gracias de antemano

    • Suelo Pélvico Granada dice:

      Hola,
      No es necesario apretar la herida con ningún cinturón, al revés, creemos que eso esta contraindicado. Te aconsejamos que acudas a un fisioterapeuta especializado que valore tu caso y te aconseje el mejor tratamiento para tu cicatriz de cesárea. Un saludo.

Deja un Comentario