¿Por qué me duele el suelo pélvico?

Generalmente tenemos asociado acudir al fisioterapeuta especializado en el tratamiento del SUELO PÉLVICO sólo cuando tenemos pérdidas de orina o un prolapso. Sin embargo, uno de los motivos más frecuentes, junto con los anteriores para acudir a una consulta de este tipo es el DOLOR. Este puede venir por diferentes causas, en etapas diferentes y la fisioterapia juega un papel muy importante para la mejoría y recuperación.

A continuación, me gustaría explicaros brevemente los tipos de dolor más frecuentes a nivel del suelo pélvico y daros algunas pautas de cómo podemos ayudaros desde la UNIDAD DE SUELO PÉLVICO:

  • Dolor en la parte baja del abdomen durante en EMBARAZO: generalmente provocado por alteraciones en las tensiones fasciales debido al aumento del volumen de la barriga y el desequilibrio muscular que se produce.
  • Dolor en PUBIS durante el embarazo: el pubis “sufre” durante el embarazo debido a malas posturas, desequilibrios musculares y fasciales, la posición del bebé, etc. Con terapia manual articulatoria, tratamiento miofascial, ejercicios de estabilización de la zona y el uso de un cinturón pélvico colocado según te indique el fisioterapeuta se suele conseguir un gran alivio.
  • Dolor postparto provocado por las cicatrices como CESÁREAS, EPISIOTOMÍA, DESGARROS: toda cicatriz se convierte en un tejido fibroso, sin elasticidad que es necesario trabajar para que la zona recupere el trofismo que tenía antes. Cualquier cicatriz en un músculo hace que éste pierda capacidad de estiramiento y de contracción siendo muchas veces estas cicatrices causa de dolor en las relaciones sexuales (DISPAREUNIAS), perdida de fuerza en la musculatura e incluso pudiendo ser las responsables de las pérdidas de orina después de dar a luz.
  • DOLOR PÉLVICO CRÓNICO: Aquí entramos en una entidad un poco más compleja donde entran muchas más patologías que provocan dolor y que puede afectar a hombres y mujeres. Influyen muchos factores, generalmente no hay una sola causa, cursa con sintomatología muy diversa y generalmente requiere un trabajo multidisciplinar de diferentes profesionales, donde el fisioterapeuta juega un papel muy importante. En muchos casos no se identifica la causa que origina el dolor y esto conduce a quienes lo padecen a un auténtico peregrinaje, de unos especialistas a otros, retrasando el diagnóstico y el tratamiento.

Algunas de las causas de dolor  pueden ser:

  • Entrenamiento excesivo de los músculos del suelo pélvico
  • La práctica frecuente de deportes de impacto (running, tenis, etc.) y/o ejercicios hiperpresivos (abdominales tradiciones que sobrecargan tu suelo pélvico).
  • Cirugías pélvicas como la histerectomía o las intervenciones quirúrgicas para resolver un *FALTA TEXTO
  • Cistitis recurrentes.
  • Factores emocionales.
  • Malas posturas ( en el trabajo, el sillín de la bici, etc).

Generalmente cuando un paciente viene a consulta, ha pasado ya por muchos profesionales,  acude a nosotros como última opción para que le ayudemos. Hay que hacer una valoración completa a nivel funcional y estructural de todo el complejo abdomino-lumbo-pélvico, para determinar cuáles son los factores que puedan estar provocando ese dolor.

Podemos definir ese dolor como:

“Un dolor continuo no resuelto y persistente en el abdomen inferior, periné, vagina, uretra, región vulvar y anal, con o sin relación con las relaciones sexuales, asociado a síntomas sugestivos de disfunción del suelo pélvico y que afectan a su calidad de vida.”

Dentro de este apartado englobamos diagnósticos como : NEURALGIA DEL PUDENDO, ATRAPAMIENTO DEL NERVIO PUDENDO, SÍNDROME MIOFASCIAL, VAGINISMO, VULVODINIAS, CISTITIS INTERSTICIAL, PROSTATITIS ABACTERIANA, ETC, un sinfín de nombres diferentes .

Con este artículo no queremos generalizar  diagnósticos y tratamientos. En nuestro centro  sabemos que cada paciente es un caso a estudiar, que puede tener sintomatología parecida a otra persona pero que hay que valorar y determinar cual es el tratamiento más adecuado para cada uno.

La fisioterapia juega un papel fundamental en el tratamiento del dolor en ámbitos generales pero en concreto a nivel del suelo pélvico, se han desarrollado muchas técnicas y avances que pueden ayudar a los pacientes a recuperarse y mejorar su calidad de vida.

¡NO LO DUDES, PODEMOS AYUDARTE!

Deja un Comentario