La semana pasada estuve en la magnífica tienda Está por mamá, dirigida por Maria Briones, una fisioterapeuta emprendedora que busca ofrecer el mejor servicio a sus clientes, apostando por una crianza respetuosa y que permita a los papás disfrutar de su bebé al máximo.

El motivo de mi visita allí, fue dar una charla conjunta con ella, sobre PORTEO ERGONÓMICO Y SUELO PÉLVICO. Cada vez más, los futuros papás apuestan por el porteo como opción para llevar a su bebé. Los beneficios del porteo son muchos :

  • Favorece el vínculo con el bebé
  • Beneficia la lactancia
  • Favorece el desarrollo psicomotor del bebé
  • Duermen mejor
  • Lloran menos
  • Y asi, podríamos estar enumerando muchos aspectos positivos del porteo. Sin embargo, aparte de para el bebé, el porteo puede aportar beneficios al papá y a la mamá, ya que bien realizado, puede prevenir problemas de espalda. Cuando se realiza de forma correcta, el peso del bebé queda repartido de una forma uniforme evitando dolores de espalda. Puede ser un gran aliado para el adulto a la hora de cuidar su espalda.

    Cuando es la mamá la que portea, debe tener en cuenta una serie de factores para que sea un porteo que favorezca su recuperación postparto.

    Durante el embarazo, el esquema corporal de la madre se ha visto modificado. El abdomen aumenta de volumen, con lo cual la mujer tiende a aumentar la curvatura lumbar, ya que su centro de gravedad se adelanta y debe compensar de alguna manera.

    Tras dar a luz, el cuerpo se debe reajustar de una forma repentina a un nuevo esquema corporal. El postparto se caracteriza por :

    • Debilidad de la faja abdominal
    • Debilidad del suelo pélvico
    • En ocasiones hay molestias provocadas por cicatrices de episiotomías, cesáreas… que hacen que adoptemos posturas antiálgicas.
    • Aumentan las posiciones de flexión hacia delante ya que hay que darles el pecho, cambiarles de ropa, bañarlos….

    EL SUELO PÉLVICO HAY QUE ENTENDERLO DENTRO DE UN CONJUNTO FORMADO POR PERINÉ, FAJA ABDOMINAL (PRINCIPALMENTE TRANSVERSO DEL ABDOMEN), DIAFRAGMA Y MUSCULATURA DE LA ESPALDA. PARA QUE LAS PRESIONES QUE LLEGUEN AL SUELO PÉLVICO SEAN BIEN GESTIONADAS, DEBEN DE FUNCIONAR LOS CUATRO MIEMBROS DEL EQUIPO DE FORMA COORDINADA.

    Tras el parto, la debilidad de la faja abdominal, hace que adoptemos posturas que provocan aumentos de presión en el suelo pélvico, el cual, también estaádebilitado y no es capaz de contrarrestrar las presiones de forma correcta. Por ello, el porteo nos debe AYUDAR A ACTIVAR LA FAJA ABDOMINAL de modo que no sobrecarguemos el suelo pélvico.

    Los puntos que recalcamos durante el taller, para considerar que estamos porteando de forma correcta son:

    1. El portabebés se debe ajustar a las necesidades del bebé y los papás, para ello lo ideal es probar y practicar con varios modelos durante el embarazo para elegir el más adecuado.
    2. Debe llevarse bien ajustado, pegado al cuerpo de la persona que portea, generalmente al principio se tiende a llevar más flojo de lo debido por miedo a hacer daño al bebé y sin embargo, debe llevarse bien ajustado para que el bebé quede integrado dentro de nuestro eje corporal.
    3. El ajuste a nivel de la cintura debemos intentar que caiga a la altura de las crestas iliacas para que refuerce el efecto del transverso abdominal (faja profunda del abdomen) y haga que no lleguen hiperpresiones al suelo pélvico
    4. Los tirantes deben repartir bien el peso en los hombros de la persona que portea, de modo que podamos llevar una postura de autoelongación, con los hombros hacia atrás.
    5. No se aconseja llevar al bebé mirando hacia delante, ya que de ese modo su espalda queda más arqueada, con las piernas colgando y la persona que portea adopta también una mala posición.

    Lo ideal es acudir a una tienda especializada, donde nos enseñen a colocar el portabebés de forma correcta y elegir el modelo más adecuado.

    El porteo nos puede ayudar a nuestra recuperación postparto pero es ACONSEJABLE REALIZAR UNA VALORACIÓN POR UN FISIOTERAPUETA ESPECIALIZADO, PARA QUE NOS MARQUE LAS PAUTAS DE NUESTRA RECUPERACIÓN.

    Deja un Comentario