Este tipo de afectación, generalmente cursa con sintomatología que se puede tratar con fisioterapia como incontinencia urinaria, dolor perineal , hiperactividad vesical, etc. En función del cuadro clínico que presente la persona se usarán unas técnicas de tratamiento u otras, ya que, la mayor parte de las veces, se suele intentar evitar la cirugía paliando los síntomas que vienen derivados de esa hiperplasia.

Comparte

Anterior

Vejiga Hiperactiva

Siguiente

Coloproctología

Deja un Comentario