Nos podemos encontrar con diferentes tipos de cicatrices dependiendo de cual sea el motivo de la misma:

  • La cicatriz perineal es la principal causa de dolor a nivel pélvico. En fase aguda puede aparecer inflamación, eritema, hematoma, cordón fibrótico a lo largo de la cicatriz, granulomas y ausencia de deslizamiento entre planos de sutura. Los síntomas más frecuentes son dolor, molestias, hormigueo, acorchamiento, hiperestesia y malestar abdominal. En fase crónica, puede ser la causa de muchas disfunciones que aparecen en el suelo pélvico con el paso del tiempo. La cicatriz de suelo pélvico puede ser provocada por episiotomías, desgarros o ser postquirúrgica.
  • La cicatriz abdominal puede ser provocada por cesárea, miomectomía, histerectomía, hernias inguinales, umbilicales, etc. Incluimos en este apartado, las que se producen como consecuencia de las operaciones de próstata en el hombre, siendo necesario su abordaje funcional siempre.

Tras una valoración inicial la fisioterapeuta aplicará las técnicas que sean más convenientes, con el objetivo de ayudar a mejorar la reorganización de las fibras, recuperar su funcionalidad y así poder reducir los síntomas. Es muy importante su tratamiento porque son causa importancia de disfunción local o global de la zona.

Comparte

Anterior

Diastasis Abdominal

Siguiente

Incontinencia Fecal y Gases

Deja un Comentario