En la actualidad, la sexualidad continua siendo un tema tabú, de ahí que existan numerosas patologías, que a pesar de tener tratamientos específicos para su cura o mejoría, de los que formaría parte la fisioterapia, no llegan a consulta.

Entre los más frecuentes que suelen acudir a consulta tenemos:

  • El vaginismo es un espasmo muscular involuntario que impide la penetración siendo esta muy dolorosa o imposible. El abordaje terapéutico consistirá fundamentalmente en la relajación de la musculatura perineal para corregir estas contracciones musculares a través de diferentes técnicas según cada caso.
  • La dispareunia consiste en un dolor constante durante la penetración o en ocasiones dolor tras tener relaciones sexuales. Esto puede venir por  cicatrices en la zona, falta de lubricación, factores de déficit de estrógenos, diabetes, vaginitis atrófica o por choque del cuello del útero con el pene por un prolapso. El abordaje terapéutico consistirá en dar elasticidad a los tejidos, disminuir el dolor y en el caso de prolapso hacer un tratamiento conservador si se precisa.
  • La anorgasmia es un descenso o ausencia de sensibilidad sexual con una disminución de la intensidad del orgasmo, esto puede ser causado por menopausia, estrés, antecedentes obstétricos, amputación del clítoris, histerectomía o fibromialgia. La fisioterapia abordará la parte funcional que sea responsable de esa disfunción.

Comparte

Anterior

Incontinencia Fecal y Gases

Siguiente

Cistitis Intersticial

Deja un Comentario