En la actualidad hay una gran preocupación por parte de las embarazadas y de los sanitarios que asisten al parto, sobre las lesiones que ocurren en el periné al dar a luz, que a corto y a largo plazo tienen repercusiones sobre la calidad de vida de las embarazas. El trauma perineal, es una de las lesiones más frecuentes en el periné durante el parto.

Para evitar el trauma perineal una de las técnicas más utilizadas es el MASAJE PERINEAL.

¿Cuáles son los beneficios de esta técnica?

  • Aumento de la vasodilatación
  • Aumento de la elasticidad del tejido
  • La relajación de la zona perineal en el momento del parto
  • La reducción del dolor
  • Además esta técnica permite a la mujer conocer su propio cuerpo
  • Es sencilla de realizar

¿Cuándo NO está indicado hacer el masaje perineal?

  • El masaje no debe realizarse si la mujer tiene infección vaginal o es propensa a padecerla
  • Si existe riesgo en el embarazo
  • Si se produce una rotura prematura de la membrana
  • Cuando hay placenta previa
  • La mamá tiene programada una cesárea

¿Cuándo comenzar hacer el masaje perineal?

No hay una fecha exacta para realizar el masaje, pero se aconseja comentar en las semanas 32-34 de gestación. En este periodo de tiempo, es cuando el bebé tiene menos movilidad debido a su tamaño y la madre tiene una presión más grande en el periné acercándose la hora del parto.

¿Cuánto tiempo y cuántas veces en semana hacer el masaje perineal?

El masaje perineal no es una técnica contraproducente para la mamá o su bebé. En consulta cuando hablamos con los papas aconsejamos que cuantos más días en semana mejor, pero aun así 3 o 4 ves en semana con una duración de 5 a 10 minutos estaría bien.

¿Cómo realizar correctamente el masaje perineal?

Para poder realizar el masaje durante el embarazo, las manos han de estar limpias, las uñas recortadas y usar un lubricante. Si la mamá se lo va a realizar sola las primeras veces se debe utilizar un espejo para ayudar a la familiarización con los genitales. El masaje se aconseja realizarlo después del baño, ya que, los tejidos están más relajados. Se debe adquirir una postura cómoda para poder acceder mejor a la zona vaginal, como por ejemplo: semi-sentada, en cuclillas, de pie con una pierna encima del inodoro o encima de una silla. Se aconseja realizarlo con los dedos pulgares por una mejor accesibilidad. En el caso de que el masaje lo realice otra persona se puede usar tanto el índice como el corazón y la postura más cómoda a adquirir será la mama tumbada boca arriba.

La técnica consiste en introducir los dedos en la vagina unos 5cm y al mismo tiempo se debe presionar hacia los laterales (en un reloj los laterales serian las 5 y las 7) y hacia la parte posterior (reloj serian las 6), estirando la zona hasta sentir un hormigueo. La presión ha de ser constante y al principio será molesto pero con el paso de los días irá tolerándolo mejor. La mamá ha de concentrarse para relajar la musculatura del periné.

Para concluir, según los estudios científicos se han observado beneficios en la práctica de la técnica y los más destacados han sido en mujeres igual o mayor a 30 años con una disminución de los daños perineales.

Acuda a su fisioterapeuta especializado en suelo pélvico, el cual realizara una valoración y enseñará a cómo hacer el masaje correctamente resolviendo las posibles dudas que aparezcan.

Deja un Comentario