Más que una señal en el cuerpo

Al buscar la palabra cicatriz en el diccionario me encontré con la siguiente definición:

“Señal o marca que queda en la piel después de cerrarse una herida.”

¿Creéis que la cicatrices se producen solo a nivel de la piel? ¿Realmente es algo tan superficial? ¿Qué pasa entonces con las episiotomías, los desgarros, las cesáreas, cicatrices de histerectomías o en cirugía de próstata? ¿Esas cicatrices son solo a nivel del tejido epitelial?

NO… desde la fisioterapia sabemos que las cicatrices afectan a niveles mucho más profundos, que son los que dan lugar a la disfunción. 

Cuando hablamos de cicatrices no nos limitamos a hablar de la mujer, en el hombre la cirugía de próstata o cualquier cirugía abdominal puede originar falta de funcionalidad.

Las cicatrices también afectan a los hombres.

Lo que esconde una cicatriz

Una cicatriz produce cambios en la orientación y distribución del colágeno de ese tejido. La cicatrización depende del aporte sanguíneo y de las demandas del tejido implicado.

El colágeno es el principal componente del tejido cicatrizal y la disposición de sus fibras determina la calidad de la elasticidad del tejido conectivo. Una de las funciones de la fisioterapia es evitar la formación de entrecruzamientos patológicos entre las fibras de colágeno, las temidas adherencias. La no movilización del tejido provoca la proliferación del tejido adiposo fibroso, lo que estimula la formación de adherencias, siendo esta, una de las complicaciones principales.

 

Las cicatrices hay que tratarlas SIEMPRE. Deben ser elásticas y sin dolor, para lograrlo se necesita un tratamiento específico del tejido. Si la cicatriz se adhiere, dará lugar a problemas tarde o temprano.

Cicatrices emocionales

Hasta ahora hemos hablado solo del problema mecánico que pueden provocar, pero las cicatrices pueden originar heridas más profundas que van más allá de lo físico. Muchas de ellas, son señales de un trauma o una experiencia negativa, con lo cual, habrá muchos casos en los que será necesario hacer un abordaje emocional para cerrar completamente la herida.

¿Qué pasa con el periné?

Las cicatrices perineales son muy habituales, a pesar de ello no se deben considerar normales. Cuando una mujer dice en consulta “mi parto ha sido normal, me hicieron una episiotomía” …. ¿cuantos puntos te han dado? Pues no sé … lo normal. ¿Pero qué es lo normal? lo normal debería ser NINGÚN PUNTO.

Las cicatrices perineales (episiotomia/desgarros/cirugia) hay valorarlas, tratarlas y recuperarlas para evitar disfunciones posteriores.

Los grados de la cicatriz perineal

Pueden ser de diferentes grados dependiendo de las estructuras que se hayan afectado:

  • Grado 1: lesión perineal y de la mucosa. Suele dar lugar a dolor en la penetración, al comienzo, en la zona del introito.
  • Grado 2: afectación de musculatura superficial del periné. Puede dar lugar a dolor en las relaciones y a síntomas urinarios de incontinencia por la falta de cierre a nivel uretral.
  • Grado 3: lesión del esfínter anal en diferentes grados. A lo anterior se suma sintamos coloproctológicos de diferentes grados según la afectación.
  • Grado 4: lesión perineal, esfínter anal y mucosa anal. La sintomatología que da puede ser dolor, síntomas urinarios y coloproctológicos más graves.

En todos ellos se produce alteración en el funcionamiento de la zona, dando lugar a asimetrías importantes en la activación, todo ello unido a la debilidad abdominal que queda en el postparto que hace que todo el complejo abdominolumbopélvico quede afectado .

La fisioterapia puede ayudarte mucho en tu recuperación.

Disponemos de un gran abanico de técnicas de tratamiento y de diagnóstico. Conseguiremos que tu recuperación sea lo más rápida y efectiva posible.

Ponte en manos nuestras manos.