Solemos pensar que la incontinencia urinaria (IU) es algo genético, que se hereda de madres, abuelas, tías…o que socialmente ya estamos predispuestas a tener que usar compresas a corto o largo plazo. Creo que si a Concha Velasco le hubieran dicho antes de hacer el famoso anuncio, que su problema tenia solución con fisioterapia, no lo hubiera realizado. 

En este artículo no te vamos a contar qué es la incontinencia urinaria, porque eso ya lo sabes. Lo que buscamos es hacerte comprender lo importante que es el tratamiento de fisioterapia  y como esta patología afecta a más mujeres de las que nos pensamos.

La IU es un problema de salud pública, afecta a millones de mujeres en todo el mundo, esta patología no solo aparece en edad adulta, puede estar presente en todas las etapas de la mujer.

Se estima que solo en España hay un 43% de mujeres con incontinencia urinaria, de las cuales la incontinencia a esfuerzos es la principal. Pese a saber estas cifras no se puede estimar un % exacto, hay  muchas mujeres que por vergüenza o pensar que es algo normal no acuden a consulta.

¿Después de haberte contado todo esto, aún piensas que la IU es heredada?

Factores de riesgo 

Podemos determinar una serie de factores que predisponen a sufrir IU. El embarazo, el postparto, la debilidad de la musculatura del periné, el peso, la obesidad mórbida, la falta de movilidad, enfermedades crónicas degenerativas, la diabetes, ICTUS, uso de fármacos, actividad física de alto impacto, la tos crónica, mujeres en menopausia, intervenciones quirúrgicas en el periné, el estreñimiento….

Cual serán los objetivos de la fisioterapia 

  • Reforzar la musculatura del suelo pélvico y abdomen
  • Erradicar o disminuir las pérdidas de orina
  • Dar herramientas al paciente para poder controlar los escapes de orina
  • Enseñar al paciente unos buenos hábitos miccionales

¿Cuándo consideramos que una persona tiene IU?

No es necesario sufrir un escape grande para considerar que hay IU, tan solo unas gotitas al toser, estornudar, coger peso o incluso el no llegar a tiempo al baño, y que mientras te bajas los pantalones y braguitas sufres un pequeño escape. Todo esto ya se considera IU. Es una incontinencia como yo digo de primer grado, no necesitas usar un salva slip, no te ocurre todos los días, pero ya comenzamos a tener una predisposición.

Si esto no lo cortamos desde el primer momento a corto o largo plazo, tendrás que usar las Tena Lady maxi.

HISTORIA REAL DE UNA PACIENTE

Paciente que acude a consulta tras dar a luz su primer niño y presenta IU al toser o coger al bebé según que posturas. La paciente viene agobiada porque en su entorno le habían dicho que eso era algo normal, que ocurre después de dar a luz y que si tiene suerte se le pasará con el tiempo.

Esta paciente ya había tenido pérdidas desde el inicio del embarazo y siempre le decían que era normal y no le dio más importancia. Pero ahora sí que estaba agobiada, entre la debilidad y el bajo tono muscular, el no poder descansar todo lo que necesita y encima usando compresas de tamaño maxi (porque cuando había pérdidas podría llegar a mojarse los pantalones) estaba agobiada.

Sus palabras fueron: ¿Si tengo 32 años y estoy así, que me espera cuando tenga 20 años más?

Ella había estado investigando por Internet y la casualidad fue encontrar nuestra web, no se lo pensó y cogió cita. Ella no podía conformarse quería respuestas. En la consulta su principal duda era saber si ella tenía solución o era un caso perdido.

Por desgracia nosotras no tenemos las respuestas a todo, pero mi contestación fue: Si haces lo que yo te indique y sigues mis pautas de tratamiento en casa, te aseguro que mejorarás.

Y así fue, ella muy disciplinada aunque no tuviera tiempo por su nueva situación de mamá, pero siempre sacaba un ratito al día para hacer los deberes que le había mandado. En cuestión de pocas semanas ya tenía la situación controlada y apenas tenía escapes. Debía seguir trabajando de por vida, ya que un parto es un trauma grande para el periné, pero lo había involucrado tanto en su vida que ya no eran deberes era una rutina más, como  lavarse los dientes.

Esta es la historia de una mujer valiente que no se conformaba, que buscó respuestas hasta que las encontró.

¿Y tú? ¿Te animas a ser como ella?

Ponte en nuestras manos