¿Cómo afecta la práctica del running a tu suelo pélvico?

Actualmente es muy normal pasear por los parques o calles de nuestras ciudades y encontrarnos con muchas mujeres y hombres corriendo. Es un deporte que se ha puesto de moda en los últimos años, impulsado por su bajo coste, facilidad para realizarlo y autonomía completa para su desempeño.

En el articulo de hoy, nos vamos a centrar en el impacto y la importancia que tiene el RUNNING en el suelo pélvico de una mujer. Es muy fácil acceder a información sobre como correr, qué estiramientos debemos realizar, qué zapatillas usar, la ropa deportiva adaptada a este deporte, multitud de consejos y recomendaciones para hacernos más sencillo la realización de este deporte.  Sin embargo, prácticamente no existe información sobre la importancia de complementar la práctica del running con el fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico con el objetivo de prevenir la aparición de una incontinencia urinaria o un prolapso de vejiga o uterino.

Es muy frecuente encontrarnos en consulta, con mujeres que deciden iniciarse en este deporte, sin plantearse como puede esto afectar a su musculatura perineal, muchas de ellas al poco tiempo de dar a luz. En este momento es especialmente peligroso, ya que aún hay mucha debilidad muscular en la zona y pueder ser contraproducente.Hemos comentado muchas veces, que estos músculos del suelo pélvico no se fortalecen por mucho deporte que practiquemos a no ser que hagamos ejercicios específicos abdominoperineales. Incluso puede haber determinadas prácticas deportivas, como el running, que si partimos de una musculatura débil o dañada podemos agravar el problema.

Es importante saber que, cada paso que damos cuando corremos, el momento del impacto del pie en el suelo, supone un aumento de presión en nuestro suelo pélvico, con lo cual es importante asegurarnos que éste va a ser capaz de soportar los impactos que se le van a transferir durante todo el tiempo que estemos corriendo. Aparte de esto, la zona perineal  soporta el peso de las vísceras abdominales al que le sumamos el efecto de la gravedad al ponernos de pie y además del efecto del salto que efectuamos en cada paso que damos al correr. Añadido a esto hay que tener en cuenta que, muchas veces nos animamos a correr para perder esos kilos que tenemos de más, con lo cual aparte de lo anterior, hay que multiplicar a ese impacto el tener que soportar también esos kilos de más.

El running debilita los músculos del suelo pélvico y debemos de tener un especial cuidado si acabamos de dar a luz y no hemos hecho una correcta recuperación del mismo.

Correr de forma habitual es una práctica deportiva que produce impactos directos sobre nuestro suelo pélvico, estirándolo y debilitando progresivamente. El grado de este impacto depende de una serie de factores:

  1. A mayor sobrepeso mayor será el impacto sobre el suelo pélvico. Es importante tener en cuenta el peso de nuestro cuerpo, ya que va a influir directamente en el daño que podamos ocasionar.
  2. El recorrido que realicemos. Cuanto mayor sea la distancia y si el recorrido incluye subidas y bajadas, la musculatura se fatigará más rápidamente, haciendo que sea más difícil soportar la presión. Es mejor elegir terrenos llanos para realizar esta actividad.
  3.  A mayor velocidad y amplitud de la zancada, habrá un mayor impacto.
  4. En el impacto del pie con el suelo, evitar entrar directamente con el talón. Se recomienda caer sobre la parte media del pie.
  5. Uso de un calzado correcto que se adapte a las necesidades de cada mujer.
  6. El estado de la musculatura de nuestro suelo pélvico.  Unos músculos fuertes y resistentes serán capaces de aguantar mejor la presión y durante mas tiempo.
  7.  Cuanto mas dura sea la superficie (asfalto) mayor será el impacto sobre nuestro suelo pélvico, por ello debemos evitar este tipo de superficies en la medida de lo posible.
  8. Es importante recuperarse entre sesión y sesión de entrenamiento. Nosotros recomendamos la realización de ejercicios hipopresivos para compensar las actividades de impacto. Te vamos a dar una serie de consejos para que minimices el riesgo de esta práctica deportiva sobre tu musculatura perineal. Lo ideal es alternarlo con actividades como natación, elíptica… de modo que tu suelo pélvico no sufra tanto. 
  9. Uso de dispositivos para reducir el impacto como son los pesarios. Lo ideal es acudir a un fisioterapeuta especializado para que te oriente correctamente.
  10. En caso de que quieras empezar a correr tras haber dado a luz  recientemente es necesario que te realices una valoración postparto completa, una correcta recuperación de la zona abdominoperineal y cuando tu fisioterapeuta considere que estés preparada podrás empezar a correr de forma progresiva y según sus indicaciones.

Si sueles salir a correr con frecuencia,  debes asegurarte de mantener la fuerza y tono de tu suelo pélvico porque es un deporte que debilita potencialmente tu suelo pélvico y puede desembocar en una disfunción.

Lo ideal es, como te hemos dicho muchas veces, que acudas a un profesional especializado en Suelo Pélvico para que te realice una correcta valoración y pueda darte las pautas a seguir según el estado de tu suelo pélvico. Nosotras podemos ayudarte en tu readaptación a la práctica deportiva después de dar a luz o si simplemente, practicas este deporte y quieres conocer como está tu suelo pélvico y como hacer para prevenir posibles lesiones.

Leave a Reply