¿Puedes contarnos qué es la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz es el problema sexual más frecuente en hombres y afecta a su fase de orgasmo. Se caracteriza por una falta de control sobre su propia excitación sexual que lleva al punto de eyacular de forma prematura.

En la mayoría de los casos es un problema o disfunción sexual originado en un mal aprendizaje. Desde la adolescencia los chicos se masturban con demasiada rapidez y eso crea una pauta o costumbre corporal que afecta a su respuesta sexual de forma negativa.

Es importante decir que no se trata de una enfermedad ni hay nada que vaya mal en tu cuerpo. Por esto no es necesario el uso de fármacos para su solución. Se trata de un problema de mal aprendizaje erótico que se soluciona con terapia sexual.

¿Cuales son las causas? 

El estilo de vida estresante sumado a este aprendizaje sexual de la rapidez hace que muchos hombres sufran de eyaculación precoz. Yo prefiero llamarlo «problema para el control eyaculatorio» pues realmente se trata de reaprender, desde los ejercicios físicos que aporta la terapia sexual, un mayor conocimiento y control de la respuesta sexual masculina.

Es importante señalar que también existe una tendencia biológica en el hombre a la rapidez a la hora de alcanzar su orgasmo. Sobre todo en el momento de la penetración pues la madre naturaleza ha diseñado el momento del coito para facilitar la reproducción.

Por otro lado existe un modelo de sexualidad centrado en lo genital y en el orgasmo como objetivo final de una relación sexual. Esto hace que muchos hombres centren toda su excitabilidad en la zona genital y se sobrecargue con el resultado de un mayor descontrol.

La creencia de que las relaciones sexuales consisten en escasos preliminares y en buscar de forma rápida el coito o penetración tampoco ayuda a un mejor control. Hace que muchos hombres entren en ansiedad por el rendimiento y eso precipita aún más las cosas.

La ansiedad impide el abandono y el contacto con tu propio cuerpo que son la base para el aprendizaje de un mejor y mayor control de tu respuesta sexual.

Unas primeras relaciones sexuales también rápidas, a escondidas, sin intimidad y con temor a ser descubiertos también influye negativamente al hacer mal y deprisa las cosas. Todo esto explica por qué es tan frecuente este problema en el hombre adulto.

¿Hay una base física en la eyaculación precoz, en qué consiste?

Por supuesto que el orgasmo tiene una base física. Se produce gracias a la acumulación de tensión sexual y por la afluencia de sangre a la zona genital produciendo la erección. Estos dos factores, erección y tensión muscular pélvica se suman y desembocan en el orgasmo y en la eyaculación en el hombre.

Los hombres tenemos, al igual que las mujeres, un grupo muscular en la zona pélvica que suele conocerse como MPC (Músculo Pubo-Coxígeo), Musculatura de Kegel o en un sentido más amplio el Suelo Pélvico.

La intensidad y plenitud de la excitación sexual y del orgasmo dependen en gran medida del estado de la musculatura del suelo pélvico. Influye en la calidad de la erección y en un mejor control del momento de la eyaculación en el hombre.

¿Puede ayudar el entrenamiento de los Músculos de Kegel a mejorar el control eyaculatorio? ¿De qué manera?

Por supuesto el conocimiento y entrenamiento de los músculos de Kegel pueden ayudar y mucho a solucionar la eyaculación precoz. De hecho son la base de la terapia sexual para este problema y resultan muy eficaces para lograr una solución.

El entrenamiento de los Músculos de Kegel ayudan a tomar contacto con tu cuerpo y reconocer las sensaciones premonitorias del orgasmo. Un hombre puede darse cuenta de su estado de excitación y dosificarla en función de lo que esté sucediendo con su pareja en ese momento.

Existen ejercicios para practicar de forma individual y en pareja que ayudan a ello y permiten que el cuerpo aprenda y asimile mayores niveles de excitabilidad sin llegar a dispararse el reflejo orgásmico.

Para entenderlo mejor lo explico de la siguiente manera: un hombre con eyaculación precoz es como si tuviera un coche sólo con acelerador y en cuanto lo pisa no puede pararlo. Un hombre que aprende estos ejercicios ahora tiene un coche con acelerador, con velocímetro y lo más importante, con un freno. Ahora puede conducir con mayor seguridad modulando su velocidad y evitando el «accidente» de la eyaculación rápida y descontrolada.

¿Cómo se lo sueles explicar a los hombres?

Propongo un programa de entrenamiento que tiene dos partes. La primera consiste en reconocer esta musculatura a nivel sensitivo en tu propio cuerpo y la segunda es un programa de entrenamiento.

Reconocer los Músculos de Kegel es algo sencillo porque son los mismos que intervienen en la micción. Se trata del mismo grupo muscular que utilizamos cuando queremos parar la orina en el cuarto de baño.

Para reconocerlos basta con interrumpir el flujo de orina en dos o tres ocasiones. Esto hace que tu cerebro reconozca esta musculatura de forma concreta y fina. En este apartado, cabe señalar que CORTAR EL CHORRO DE LA ORINA DE FORMA REPETIDA NO ES UN EJERCICIO. Hay que tener cuidado al practicarlo, ya que si se repite de forma constante, puede provocar disfunción en el vaciado de la vejiga. Una vez entendida la contracción, la idea es practicarlo fuera del momento de hacer pis.

El programa de entrenamiento es de dos semanas y hay que realizar contracciones y distensiones de este grupo muscular durante unos cinco minutos cada día. Para entenderlo mejor es como una tabla de ejercicios de gimnasio donde debemos hacer tandas de 10 contracciones contando hasta 3 mientras tensamos la musculatura y luego lo relajamos. Seguidamente haciendo tandas de 10 contracciones hasta que alcanza su máxima intensidad para relajarlos a continuación (sin mantener la tensión ni contar hasta 3).

Suelo proponer una tabla de 40 tensiones/relajaciones dos veces al día durante dos semanas. 10 contando hasta 3 + 10 sin contar + 10 contando + 10 sin contar. Es sencillo y va a aportar un incremento de la conciencia física muscular y un nivel de tonicidad suficiente para aplicarlo después a la terapia sexual con un beneficio de un mejor control de la excitabilidad en el hombre.

¿Piensas que los hombres desatienden su salud en general y su salud sexual en particular?¿Qué recomendaciones les darías?

Pienso que sí, los hombres desatendemos nuestra salud en muchos sentidos y la salud sexual en particular. Existe un gran desconocimiento sobre el propio cuerpo y los mecanismos de la respuesta sexual masculina en concreto.

A esto le añadimos la existencia de múltiples mitos y creencias sexuales erróneas como que la erección es algo automático, que debemos estar sexualmente dispuestos o que la satisfacción de la mujer pasa por mantener la erección durante el coito hasta que ella llegue al orgasmo. Esto provoca la angustia sexual en muchos hombres, que se desconecten de su propio cuerpo y necesidades y mantienen relaciones sexuales como si de un examen se tratase.

Los hombres hablan muy poco entre ellos y mienten y exageran con bastante frecuencia acerca de la sexualidad. Luego pagamos un alto precio en desinformación y ansiedad a la hora de disfrutar del sexo. La salud sexual masculina pasa por el acceso a la información objetiva y también por un diálogo y comunicación honesto con la pareja. Y en respetar los mecanismos naturales de la propia sexualidad masculina, aprender de ellos y aprovechar todo esto para un disfrute y satisfacción más plenos.

El control sobre el momento del orgasmo es una habilidad corporal que se puede aprender. La terapia sexual enseña cómo lograrlo. Muchos hombres lo consiguen de forma intuitiva a través de su experiencia sexual pero otros muchos sienten que nunca han logrado un control efectivo de su orgasmo y que les sobreviene por sorpresa cuando menos lo desean.

Yo recomiendo no dejarlo pasar y buscar soluciones. Un problema sexual no atendido puede llevar a otros y provocar un bloqueo completo de la sexualidad en pareja. Nunca dudar y atreverse a pedir ayuda especializada cuanto antes. La mayoría de los problemas sexuales pueden ser corregidos y solucionados en un plazo breve de tiempo.

Finalmente explícanos cuál es tu trabajo cotidiano como especialista en Sexología y dónde encontrarte.

Para quienes no me conozcan decir que soy Psicólogo especialista en Psicología Clínica, Sexología y Terapia de Pareja y que llevo 30 años trabajando en el campo de la Salud Sexual.

Como suelo decir, para mí no existen «casos» ni «pacientes» sino personas a las que ayudar, que confían en mí como terapeuta y a las que debo mi entrega y profesionalidad.

Trabajo en Granada de forma presencial y también atiendo a distancia a través de mi consulta online  https://informacionsexual.com/quienes-somos

También os invito a curiosear en mi Blog de Sexología y Pareja donde existen muchos documentos y podcast que tocan éste y otros muchos temas relacionados con mejorar la salud sexual y emocional en hombres, mujeres y parejas. Me tenéis en informacionsexual.com

Leave a Reply