Si has sido mamá hace poco o incluso aunque hayan pasado varios meses, puede ser que te hayas hecho esta pregunta:

¿Qué le ha pasado a mi barriga?  “ Yo no tenia así mi abdomen”

y es que el embarazo, da lugar a una distensión importante de la pared abdominal que en algunos casos, trae consigo que el abdomen quede muy abombado en el postparto. De hecho, hay mujeres que pasados unos meses tienen una barriga similar a la que tenían cuando estaban embarazadas de 4 meses.

No es sólo un problema estético

Esto que de primeras, podemos pensar que es solo un tema estético, no es así, va más alla, si existe una separación de la musculatura del abdomen mayor de una determinada medida ( los valores normales están estudiados y establecidos ) puede llevar consigo problemas como :

  • Dolor de espalda
  • Problemas intestinales
  • Dolor abdominal
  • Disfunción de suelo pélvico
  • Hernias umbilicales

Es por eso, que es necesario, que antes de ponernos a hacer cualquier ejercicio abdominal, pasemos por una valoración exhaustiva manual y ecográfica, para poder determinar el grado de afectación de la musculatura y la separación y de ese modo, pautar los ejercicios correctos para la recuperación.

 

¿Por qué es importante que el abdomen funcione bien?

El abdomen es la musculatura encargada de gestionar las presiones que llegan al suelo pélvico. De modo, que un abdomen que no funciona bien, está débil o que tiene una diástasis, no podrá realizar su función de forma correcta y dará lugar a que el suelo pélvico sufra más de la cuenta y de lugar a disfunción (pérdidas de orina, prolapsos…). De igual manera, la musculatura de la espalda y nuestra postura está directamente relacionada con la zona abdominal, asi que hay que tener un abdomen competente que nos proteja de dolores de espalda o malas actitudes posturales. Con esto, queda bastante claro que no es solo un tema estético. Existen muchas clases de ejercicios que están de moda y al alcance de cualquier mujer como pilates, hipopresivos, GAP (glúteos abdomen y piernas) que puedes pensar que son la solución para recuperar tu barriga pero ten cuidado porque muchos de ellos, lo único que pueden hacer es empeorar la situación. 

No te dejes llevar por las tendencias o modas en los ejercicios, valora tu caso y adapta los ejercicios a tus necesidades según te oriente tu fisioterapeuta. 

 ¿Qué puedes hacer?

Lo ideal y correcto es que acudas a un fisioterapueta especializado que te realice una valoración correcta donde determinará:

  • Estado de tu línea alba (tejido que une los rectos del abdomen)
  •  Grado de separación de la musculatura (la valoración más objetiva se obtiene por ecografia)
  •  Afectación de musculatura con puntos de tensión ( otra musculatura de la zona que puede estar afectada y que si no se trata, no nos dejará evolocionar en el tratamiento ) que lo determinará en una valoración manual
  • Funcionalidad de la zona al someterla a diferentes gestos
  • Respuesta de la musculatura a los diferentes ejercicios
  • Medidas de contención («faja» adaptada a cada mujer)
  • Necesidad de tecarterapia para mejorar la calidad del tejido

Tras esta valoración, estableceremos el tratamiento necesario y organización de las sesiones. Los cambios son visibles desde las primeras semanas, aunque se necesita aproximadamente unos tres meses de trabajo para ver cambios visuales, anatómicos y funcionales buenos. Te animamos a que busques tu momento, ese en el que ves que puedes obtener un ratito al dia para poder hacer los ejercicios, que quieres recuperarte y sentirte bien. Si crees que todavia no, no te preocupes, espera, organízate, tienes que sentir que es el momento de empezar. 

Si quieres leer un poco más sobre este tema, echale un ojo a este artículo

https://suelopelvicogranada.es/diastasis-abdominal