Tratamientos Fisioterapia de Suelo Pélvico

Disfunciones coloproctológicas

Incontinencia fecal o de gases

Las incontinencias afectan mucho a la calidad de vida de una persona, limitando  su vida social, pero si esta incontinencia es fecal o de gases esto se ve multiplicado,  afectando mucho al estado anímico de la persona.

La causa de este problema va desde el estreñimiento crónico a los partos, así como cirugías de la zona y lesiones nerviosas.

Es necesario determinar la causa de esta incontinencia y el grado de afectación de las estructuras involucradas, así podremos establecer un tratamiento de fisioterapia de suelo pélvico, pudiendo ser la solución definitiva para muchos casos.

 

 

Estreñimiento distal

Entre las causas principales del estreñimiento se encuentran las falta de ejercicio físico, la mala alimentación y el estrés.

Una vez descartadas patologías importantes por parte del médico especializado, la opción de tratamiento más efectiva es la fisioterapia.

El tratamiento de la musculatura afectada, una correcta mecánica defecatoria, decir no al sedentarismo y unas correctas pautas alimentarias, conseguirán que recuperes tu regularidad de forma definitiva.

 

 

Fisura anal

En muchas ocasiones la fisura anal es la consecuencia de una afectación en la musculatura anal y una mala mecánica defecatoria.

Frecuentemente su comienzo se debe a un estreñimiento crónico, que hace que el paso de las heces por el canal anal provoque pequeños traumatismos que influyen en la aparición de la fisura.

Esto provoca un dolor que hace que la musculatura se contraiga de forma refleja dificultando la cicatrización y perpetuando el problema.

Aparte del tratamiento médico que favorezca el cierre de la misma, pautas alimenticias y comportamentales, el tratamiento con fisioterapia favorecerá que se acorten los tiempos de recuperación y sobre todo, evitará posibles recidivas que puedan surgir.

 

Hemorroides

Su aparición responde muchas veces a aumentos de presión mantenidos en la zona anal que dificultan una correcta circulación sanguínea y favorecen la aparición de las temidas hemorroides.

La medicina ofrece tratamientos farmacológicos y cirugía con las consecuencias que eso conlleva.

Con la fisioterapia, conseguimos la reabsorción de la hemorroide y la ausencia de sintomatología en muchos casos, te enseñaremos a lograr una correcta gestión de presiones en la zona.

 

 

Dolor coxis

También llamado coxigodinia, es una afectación de la parte baja de la columna vertebral.

Sus causas pueden deberse a malos hábitos posturales, caídas o incluso después de un parto.

El dolor aparece sobre todo en el momento de sentarse y desaparecer cuando la persona se pone en pie. Alguna de las sensaciones es  presión anal y dolor en la defecación

Valoraremos cual es la causa directa que puede estar provocando este dolor y plantearemos los tratamientos más adecuados según tu caso.

 

 

Anismo o disinergia esfinteriana

El síntoma más característico es la dificultad para defecar por una descoordinación entre el recto y el ano que impide que las heces salgan con facilidad.

Se produce un fallo en la relajación o una contracción mantenida de la musculatura esfinteriana y del suelo pélvico durante la defecación. Suele dar lugar a un estreñimiento crónico.

Tras una valoración específica del problema, la fisioterapia de suelo pélvico ofrece alternativas de tratamiento y la reeducación de la mecánica defecatoria hasta recuperar la normalidad.

Si ya te has decidido a mejorar tu calidad de vida y descubrir todo lo que la fisioterapia de suelo pélvico tiene para ofrecerte ¡Te esperamos en nuestra consulta!

¿Quieres recuperar tu suelo pélvico?

A nuestro conocimiento y experiencia sumamos la mejor tecnología y las técnicas especializadas más actuales.

Un suelo pélvico feliz

Después de casi un año con un dolor anal y perineal casi constante y con muchas visitas a especialistas sin darme solución, gracias a la fisioterapia de suelo pélvico y varias técnicas de tratamiento especializadas, he conseguido volver a tener una vida sin dolor. Aunque no fue un tratamiento fácil, si fue muy efectivo. Eternamente agradecido.

M. Angel - 32 años